¡Ay, señor Sistema, lamentablemente no puedo complacerle!


Me levanté con las ganas de recorrerme entera

de arriba abajo; de los pies a la cabeza

me recorrí de Sur a Norte en una lenta espera

de años espaciados.

Ahora, lamentablemente no puedo complacerle

pues he decidido dedicarme al vuelo libre

y a cultivar baobabs.

 

Lamento su decepción, cuánto lo siento;

ya me han hecho llegar todos sus reproches.

 

Procuro plantar una semilla en cada cabeza que se me pone a tiro;

en algún momento, habrá nacido un loco, una loca…

 tiene sus riesgos esto de hacer germinar disidentes en sitios

indebidos.  

Con lo útil que sería para unos pocos poder llenar legiones 

de engendros uniformados que asientan al unísono.

 

¡Qué ideal su plan¡

Aunque lamentablemente,no pueda complacerle.

 

¡Qué se le va hacer!

ya sé que no está bien visto en una dama,

que se esperaba de mí, mayor provecho;

pero yo de dama tengo, lo que el tablero de ajedrez,

de campo de batalla.

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s