Cae la tarde y el telón de acero…


DESNUDAS,  las almas  se entrecruzan

bajo una fuerza cósmica

en la orilla- próxima al salitre y  al olor a erizo-

y donde fue orden,

hoy, caos…

 

Nos  arrastra desde el coral del arrecife

y nos muestra la escalera que conduce al laberinto, donde nacen las caracolas.

 

Desnudas,

a punto de rozar la espuma, como una espita de nieve marina,

con una fuerza que enviste y viste de incertidumbres.

                                                                                               Sobre el espejo

 rehenes de cuantas cosas habitan

                                       en esa otra inhóspita terquedad de cemento.

 

 

Hoy el cielo amanece “azulito” con su línea continua pintada al fondo

 

No recuerdo si dejé las gafas sobre la mesilla

O si  fui yo quien me dejé olvidado los ojos.

 

 

                       

Certeza de perplejidades                                                                                                                                        

                                                        Sobre la luna un lienzo

 

pintado bajo una  tormenta de cientos de pardelas

 

 Famara  mira bostezando

                                                              cae la tarde, y el telón de acero.