A Juan Gelman


Hoy te has ido.

Llovía.

Y parecía que se fuera a lavar el mundo,   

Juan.

 

En esta calle sentada que silba a despedida,

así como viniste

te ha silbado el cielo

que llovía.

 

La tarde y el vacío se han unido para darnos la noticia.

 

El niño que fuiste  sigue durmiendo encima de esta Tierra infame,

en la calle sentada que silba a despedida, Juan.

Desamparo de pañuelos,

pañuelitos de huérfanos y adioses,

Juan.