La desnudez de las piedras


Hubiera querido conversar despacio sobre las peñas del mar y las estrellas.

Escucharnos con la desnudez de las piedras,

la brisa y los cangrejos…

 

Silente la tarde,

camino hacia atrás y me detengo.

Una gaviota me parte en dos los pensamientos y la espuma cae a mis pies;

 

el mar es todo oídos,

 

yo silencio.

 

 Y cada grano de arena, una pregunta

 

y, por cada pregunta un desierto.

 

El mar es todo oídos,

yo, silencio.

 

yellow_moon