ECOS


Este  amor tuyo, que me basta y presta;

es puro fuego que atraviesa el seso, preso;

la cuadratura que me eleva el ego, ciego

minimizando la razón que abraza y resta.

Círculo exacto que mi piel traspasa, pesa;

pasión primera que despierta el sexo, nexo,

símbolo mágico de un amor primero, fuego

dulce caricia que en el cielo basa, besa,

Y me libera  hasta tocar el suelo, cielo.

Matiz efímero y puro desconcierto, yerto;

música etérea, nota sin sonido, anido,

en todo trance que al volver incita, cita,

en lejanos puentes de una letanía, día;

cruzando el mar atravesando olvidos, idos.

Nadando  océanos y esquivando puertos, cierto.