En cada beso tu ausencia se aproxima


En cada beso tu ausencia se aproxima

trazando líneas por las esquinas de mis sábanas,

agujas que  tergiversan los minutos,

y envuelven de costado el sueño.

En cada beso que muerde mi almohada

y asedia los rincones de este espacio,

descubro marismas de fluidos

en zonas que creía inhabitadas.

Tu ausencia se hace muda y sigilosa,

me acuna hasta llevarme, en una lucha de plumas y mordiscos,

a la puerta de entrada del infierno.

En cada beso que imagino tuyo…