Gin tonic Atlántico


tn_1151-1366622130

Trago largo como la vida.

Necesitados de tomar quinina para no sucumbir al colapso

de los desamores.

Febriles y diversos robamos horas al sueño a base de engañar

al día con nuestras noches de Bombay Sapphire.

Cavernas convertidas en centros de mindfulness donde se receta 

un centilitro por seis con la edad de Cristo

en al´iksïr.


Y un balón paseándose por el borde de la lima a veinte grados

de mineral. Me acompañado de un tal Hendrick,s.

Bebimos... 

y fue larga la noche con todas sus estrellas.

Citaste a Tanqueray y a Citadelle como si fuesen Kant

o el mismo Nietzsche.