Hoy los eucaliptos me han hablado


 

He vuelto a oler las hojas de los eucaliptos junto al borde mismo de la carretera. Me han hablado con acordes cotidianos, como llegados de otras latitudes.

Tan sólo cuando se tienen veinte años es posible pensar que se puede sentir todo.

Ellos ya no están.

Fueron talados por la mano, según dicen, del progreso.

Echo en falta el batir sinuoso de sus finas hojas verdiazules cuando subía hacia la casa.

Los operarios llegaron pronto y  marcaron el territorio para la masacre. Aún, después de una semana, quedan restos de pequeñas ramas esparcidas por lo ancho de la vía. Eran unos árboles como otros cientos…puede ser.

Solo que estos perfumaban mi casa ,

y yo…

ya los tenía hechos a mi mano.