OTOÑANDO


Poesías para bajitos.
 
OTOÑANDO
 
El viento susurra encantado,
el bosque se llena de bruma,
se esconde el conejo asustado,
y renace en la noche la Luna.
 
Y llueve, que llueve, que llueve.
 
Ya llega el Otoño silbando,
de oro, los campos se tornan;
las hojas se van deshojando
y el pájaro al nido retorna.
 
Y llueve, que llueve, que llueve.
 
Las nubes se quedan plantadas
el cielo les sirve de césped 
alumbran estrellas aladas
caminos reales al huésped.
 
Y llueve, que llueve, que llueve.
 
Se marcha el Otoño silbando
canciones a punto de nieve
se marcha el Otoño, marchando
y llega el Invierno que viene.
 
Y llueve, que llueve, que llueve.