8 de Marzo “Una dama en clave de Sol”


SINGER iraní

Una dama en   CLAVE   de Sol

 

─Jamás cantaré para ellos. No, no lo haré  -dijo Marzieh, apesadumbrada.

Y, durante  los quince largos años que siguieron, la Gran Dama de la Música silenció su voz ante los dinosaurios.

Para entonces, un largo  invierno había caído sobre Irán.

 

 

 

 

 

 

 

8 de Marzo: “Prometo serme fiel”


images 89

 

   Prometo Serme fiel  

                 

El  traje relucía como en un cuento de hadas.

En aquel momento llegó mi príncipe.

Y me acordé de ella…

Aún conservo en la retina la expresión de mi madre…y sus  ojos enormes, como platos.

Y  prometo Serme  fiel, durante todos los días de mi vida

– dije, ante la perplejidad del sacerdote.

Entonces eché a correr, tomé un taxi a la salida de la iglesia; desde allí, hacia el aeropuerto para emprender el viaje.

En el trayecto, una canción de Areta Franklin: Sisters are doing it for themselves, me infundió el latido…

 

 Y nunca, nunca regresé.      

 

8 de Marzo “Soy un vulgar cepillo de dientes”


John_Singer_Sargent_Dame_Ethel_Smyth

Soy un  vulgar cepillo de dientes.

Todas las mañanas  Ethel  Mary Smyth  me toma entre sus enérgicos dedos  para dirigir la  “Marcha de las Mujeres”.

El día transcurre entretenido,  Ethel se encarga de ello: leen  y se enzarzan en diatribas impropias de su género.

Al principio pensé que estaban como cabras pero he de confesar que esa disparatada idea está tomando fuerza.  Se han propuesto  volver a apedrear las ventanas de los políticos que se opongan…

Y cada mañana, en el aire, una pregunta.

─ ¿Hasta dónde llegarán estas obstinadas mujeres con su absurda idea de votar?

 

8 de Marzo “El Trayecto de una Rosa”


Parks_Bus_logo

Sí, me sentaré  en la parte delantera del autobús  ─ pensé  súbitamente.

─ ¡Ya no volveré  a ir detrás!

De repente, ese pensamiento desató en mi interior una tormenta, por un instante aligeró  la fatigosa travesía cotidiana.

Y no, no me levantaría, no me  levantaría ya más.

Aquel autobús prosiguió el recorrido mientras desaparecía entre la sinuosa carretera; aún hoy  otras muchas Rosas le acompañan alzando su  voz:

“I`m gonna sit, I`m gonna sit at the front of the bus”.

                                   …and she would not stand.

 

                                                    Oh ,

 

                                       she would not stand on the bus.

 

Y sin embargo, se columpiaba.


2. 1. Con este elefante republicano el Rey no se atreve...[1]

Publicado en el libro solidario “Bocados Sabrosos” de la  ACEN (Asociación Cultural de Escritores Noveles) de Castellón.

Copia-de-libro-bocados-sabrosos-135x212

MICRORRELATO

 

Y sin embargo, se columpiaba…

 

Aquel paquidermo terminó sus días abatido.

La historia lo recordará como lo que fue: un elefante auténticamente republicano, de una extinta raza…

                                 cazadora de reyes.

Ausencias que llenan los olvidos


Hay ausencias que llenan los olvidos
y que viven en el retiro de la amnesia,
blanquizal de palabras y raíces.
images (4)
 
 Acaso a veces pienso
que mi raíz pertenece a las perseidas
en estas tórridas noches de verano
donde huidizo me esperas, tramando besos que me domestiquen.
 Y acaso a veces pienso
como un mantra que repito a ciegas
que no hay cadenas para atar un corazón quebrado,
     de olvidos 
                                         que una vez fueron silencio.
 

 

images (1)

EL alma desatornillada


Hoy la nostalgia me pisa la memoria

y me revuelve por dentro las entrañas.

Hoy tomo de todo la porción certera

que me lleve a olvidar cuanto te extraño

aunque  de un modo errático y efímero

entre líquidos y cariátides sin nombre,

entre hipócritas y elixires de cobardes.

Hoy te reinvento en los ratos que

te lloro a solas,

con  la cizalla selecta  de mi yo nostálgico

que  te observa y mide,

entre  palabras y abrazos silenciosos,

miradas distantes

e infinitas ganas de buscarte.

Hoy tomaré represalias contra mi memoria

para  acallar en botellas

los  disparos de abrazos que no nos bebimos,

cuando  dejamos de ser el campo de amapolas

para  alistarnos en un frente de batallas.

Con el alma desatornillada,

aquí y  ahora…

sin el jodido  libro de instrucciones.

Anna-Dart_web1

Obra de Anna Dart inspirada en la foto de Jamart Photography

Quisiera dar las gracias a Anna Dart por permitirme usar sus acuarelas para ilustrar mis creaciones literarias.
Es un verdadero lujo pues soy gran admiradora de su obra; Sus personajes,reales e imaginarios, emanan  un halo de misterio, poseen en sus trazos, elegancia intemporal,fuerza y atracción desmedida.
Sigo su trayectoria y creaciones en  las redes sociales.
Si quieres saber más de la autora visita los enlaces adjuntos.

 Anna Dart, ilustradora y acuarelista Barcelonesa.
Anna Dart is a painter and fashion illustrator currently based out of Barcelona, Spain.
You can find her collections in  https://www.facebook.com/annadartpaintings
Visit her Website linking here https://annadart.wordpress.com/

					

Diario de a bordo, 1599


Mi agradecimiento a Letras Inquietas por la publicación hoy, 26 de mayo, en su revista.

Enlace: http://letrasinquietas.es/diario-de-a-bordo-1599/

Publicado por Letras Inquietas

Letras Inquietas

 

COLECCIÓN DE MICRORRELATOS SOBRE LA HISTORIA DE CANARIAS 

 DIARIO DE A BORDO, 1599

 Una fina lluvia, acompasada y lánguida abraza el horizonte. El amanecer

golpea el silencio de las rocas.

 

Setenta y cuatro navíos armados se aproximan a la costa.

 

La invasión es inminente.

 

Una plúmbea columna de humo pone sobre aviso a los isleños.

La potente armada holandesa  prepara  el desembarco de

ciento cincuenta chalupas. En la playa, lanzas y reverberar de

caracolas hacen frente al enemigo; mientras, ancianos, mujeres

y niños huyen hacia la Vega, convertida ahora, en placenta

de lentiscos y acebuches.

 

El siroco avanza veloz y la calima extiende sus manos,

dos gigantescas manos que desde el cielo esparcen la finísima

arena del desierto. Los canarios ciegan arroyos y acequias;

polvo, sudor y tierra.

 

Enloquecida, la tropa  se dispersa desoyendo arengas.

El pirata ordena saquear e incendiar la ciudad;

conmina el embarco de  la campana de la iglesia, amenazando

con pasar a cuchillo, si no hacen entrega inmediata

de 400.000 ducados de oro.

 

Arena, sangre y salitre…el asedio se convierte en pesadilla.

 

 

Como un telón, cae el silencio.

La flota naval se aleja hundida.

 

De repente, un súbito tañido sobresalta a la marinería;

Pieter Van der Does, aterrado, abandona la litera y arrastrando

la pierna herida se dirige a la bodega.

 

¡Dan din dan!

Toque de ánimas.

 

El reguero de sangre señala el camino de cuatrocientos años

a través de la cubierta.

 

Mientras los cánticos de harimaguadas, desde las cuevas llameantes,

cortan el aire con su insistente golpear de varas,

retorna el bronce llenando el hueco vacío de la espadaña…                                                                                                     

¡Dan din dan!

 

Mery Suárez

Grabado holandés del siglo XVII. (Fuente Wikipedia)

 

Letras Inquietas

Amaneció y se hizo la noche


[…]

Amaneció… y se hizo la noche inmensa;

 

me sentí como árbol en la sabana.

 

Transcurría el mes de  agosto y lloraba torrencialmente;

día tras otro, como si se hubieran juntado todas,

 las lágrimas de San Lorenzo,

y saliesen por mis ojos mientras quemaban al santo en la hoguera.

 

Perseo me robó el pensamiento y fue en tu busca,

 sin consultarme, porque por entonces, mi pensamiento

 vagaba suelto por el mundo, sin bozal.

 

 Y así transcurrió el tiempo.

¡Cómo hubiera  querido encontrarte en la parte más austral 

 del universo!

 

Galopan los caballos desbocados entre la calima,

 la persistencia de la memoria derrite las horas.

 

Amanece y se hace la noche.

 

El viento sacude las hojas de los árboles en ese espacio inaccesible.

 

 

Fue entonces que nadé, nadé… por setenta días para regresar a mí,

a través de la ciénaga y del campo de malezas,

 hasta llegar a una tierra con corazón de mujer,

 brazos de lentisco y alma de coral.

 

¡Cuánto nadé! 

 

Se me desgastaron los brazos

y me  volvieron a parir, entre cantos de harimaguadas y tañir de caracolas.  

 

Amanecí en la playa desnuda, y me encontré

 

Anocheció… se hizo el día.

 

Y ya no lloré más.

[…]

Decepción


El mar me trajo paz, que no tu olvido,

mientras tangos y Borges te vestían de nubes,

la decepción te iba soltando de mi mano.

anna dart 2

Quisiera dar las gracias a Anna Dart por permitirme usar sus acuarelas para ilustrar mis creaciones literarias.
Es un verdadero lujo pues soy gran admiradora de su obra; Sus personajes,reales e imaginarios, emanan  un halo de misterio, poseen en sus trazos, elegancia intemporal,fuerza y atracción desmedida.
Sigo su trayectoria y creaciones en  las redes sociales.
Si quieres saber más de la autora visita los enlaces adjuntos.
Anna Dart, ilustradora y acuarelista Barcelonesa.
Anna Dart is a painter and fashion illustrator currently based out of Barcelona, Spain.
You can find her collections in  https://www.facebook.com/annadartpaintings
Visit her Website linking here https://annadart.wordpress.com/
Anna Dart (@anna_dart)

Macondo


A Gabo

 

Macondo tiene un corazón escrito en líneas

una extensión sin horizontes de cetáceos

una península  con cabeza de mujer

bordeada en un lecho de nata.

Macondo es  universo prehistórico

espejismo de alquimistas y gitanos

de pescaditos dorados nadando

solitario por los confines de la Tierra.

Macondo es todo Gabo

fusión  de civilizaciones  máquina de pegar

botones y bajar la fiebre.

Entrar en Macondo es ir de  la Nada hacia la Nada

y en cierta forma estar en todo

paraíso conmovedor y ciénaga

centuria colectiva en siete veces mares

arquetipo de duelos y cuarteles.

Macondo es

muchos años después

la certeza en aquella tarde remota

en que Gabo me  llevó a conocer la magia.

Por una cuestión de protocolo


Uno saluda algunas mañanas

en una mera suposición de protocolos;

con intenciones más o menos claras

sin dejar de levantar la ceja.

 

Mientras  saltan los salmones

y desovan los hombres

papeletas

en las urnas donde serán sodomizados.

 

Río arriba caminan los cangrejos

y los atrapasueños duermen en suspense

como un péndulo de murciélagos,

incomprensión ancestral

de hábitos nocturnos.

 

Percibo las migrañas del mundo

a través del núcleo invisible

desde el mismo centro de la Tierra

donde un zahorí me apunta con su horquilla.

 

 

 

 

 

El conquistador conquistado


COLECCIÓN DE MICRORRELATOS DEDICADOS A LA CONQUISTA DE LAS ISLAS CANARIAS Y AL PASO DE COLÓN POR CANARIAS EN EL SIGLO XV.

 

MICRORRELATOS SOBRE LA HISTORIA DE CANARIAS

 

MICRORRELATO I

 Mi agradecimiento a Letras Inquietas por publicarlo en su revista hoy, 11 de mayo. 

Enlace directo http://letrasinquietas.es/el-conquistador-conquistado/

Letras Inquietas

El Conquistador conquistado

 

La madrugada de ese viernes memorable pasó a la historia.

Rodrigo, frotándose los ojos y temiendo que lo que vislumbraba fuese un espejismo, lanzó varias veces consecutivas el ansiado grito. La expectación tomó  cuerpo de sirena; la alegría se desbordó después de verificar que, efectivamente, se encontraban ante una evidencia física, un pedazo de tierra donde fondear después de meses de penoso vaivén regado con nauseabundos olores, enfermedades, disputas y otras calamidades vaticinadoras de  presagios no cumplidos.

Fue tal la magnitud de la emoción que el  encontronazo provocó entre los pobres diablos, que la máxima autoridad dentro del recinto decidió bautizar a aquel paraje con un nombre que expresaba la desesperación de sus atribuladas almas: San Salvador.

Fuera por la fe puesta a prueba en esos días, en el que el insoportable hedor en la nave coagulaba cualquier atisbo de esperanza, o  por cuestiones meramente freudianas, lo cierto es que, el topónimo elegido por el Almirante representaba, precisamente, la salvación en medio de un océano de dudas.  

Sería años más tarde, contemplando la oscuridad de una noche estrellada, cuando, el del huevo, había de rememorar aquel lejano día  en que sus naves reanudaron el trayecto que les llevaría a  los confines de la Tierra, no sin antes, recalar en la Gomera para embriagarse de los labios de su amada Beatriz.

Esa misma noche también trajo a su memoria la absurda amenaza que hizo a los nativos: robarles la luna.

Y ahora el astro, en cruel venganza, eclipsaba toda su odisea.

Mery Suárez

Alzar el vuelo


MICRORRELATO

http://www.ivoox.com/alzar-vuelo-mery-suarez-santana_md_3095035_1.mp3″

Ir a descargar

 

Todas las mañanas contemplaba el cielo.

 Llevaba meses encarcelado. Sin visitas, con la agónica espera

de quien se sabe desahuciado.

Al alba, le traían la comida y  limpiaban el habitáculo. Mientras,

transitaba entre pensamientos suicidas y planes de fuga; rumiaba

el cómo y el cuándo se liberaría de aquellos barrotes que,

por momentos, le iban carcomiendo.

 

Se sentía desamparado como un “robinson”…como mecedora

abandonada en el trastero.

En su mente, un propósito minuciosamente urdido: escapar.

 

 

Lo haría temprano, para no levantar sospechas.

 

Una mano se acercó.

Abrió  la cancela de la celda, lentamente, como si sospechara…

Entre carcelero y  reo hubo un cruce de miradas furtivas; el primero,

vislumbró nítidamente, el Houdini que tenía enfrente. Como si se le

disparara un resorte, trató de cerrar la puerta. El reo, brincó sobre

su cara desempotrándole un ojo con la facilidad con la que

se desprende, un botón de su ojal.

 

 El ojo cae cual manjar en el mismo centro de un cubierto. 

 

Dos manos curtidas taponan la caverna sanguinolenta, y un grito

ensordecedor huye y se aleja encorvado.

 

El reo jadea entre los barrotes. 

La puerta abierta.

El cielo esperando inmenso; la puerta abierta…

 

El  canario ya puede alzar el vuelo, nada se lo impide. 

 

Amanece al fin.

El sol resplandece con inusual belleza; corre un airecillo delicado,

como  cuando cae la hojarasca otoñal y sacude las alas

de las mariposas.

 

Más el pájaro, arquetipo de muchas almas colectivas,

se queda arrinconado.

 

 Absorto, pastoreando y rumiando cielos, acicala sus plumas

mientras el ojo del carcelero, impertérrito, le observa fijamente

desde el plato.

 

Mery Suárez

 

Gracias a La Esfera Cultural por su publicación el día 7 de mayo de 2014.

 

  • La Esfera CulturalAlzar el vuelo

    programalaesfera.blogspot.com/2014/05/alzar-el-vuelo.html

    hace 2 días – La Esfera Cultural … El canario ya puede alzar el vuelo, nada se lo impide. Amanece al fin. El sol … Texto: Mery Suárez Santana. Enviar por …

    Maria Estevez ha hecho +1 en esto
  • La Esfera Cultural

    programalaesfera.blogspot.com/

    hace 10 horas – La Esfera Cultural … El canario ya puede alzar el vuelo, nada se lo impide. Amanece al fin. El sol … Texto: Mery Suárez Santana. Enviar por …

 

 

Mujeres inmigrantes


 

MUJER, OTRA Y UNA VEZ

 

Yo, mujer, soy inmigrante y denuncio que amaneciendo,

soldados limpiaron la vergüenza;

anuncio que la noche gritó en vano

pero nadie vino a socorrerla;

que he sido devuelta, como perro sin amo

a mi desierto.

Regresaré a mi centro, otra y una vez,

no sin antes gritar y defenderme con la voz de una mujer.

Y con Nayaah, me proclamo apátrida en esta Europa de banderas,

de fronteras inhumanas, de himnos, reyes y  lacayos,

otra y una vez.

Isla de tierra por un rato, patria y refugio

sin sombra de unos cientos.

El sol resquebraja estos sueños en pedazos

y la noche ahoga el llanto de gaviotas con  hambre

de justicia.

Y con Rashida, ansío ese almendro que no llega,

isla de tierra; sombra y patria de las que

añoran esperanza:

ésa que quiero para sus hijas, para

mis hijas,  para las hijas de sus hijas y para

las hijas de mis hijas, otra y una vez.

Y con Lakbira, concluyo que otra y una vez

regresamos y volvemos, volvemos y regresamos

porque no hay más vida; los que quieren

silenciar el ruido del hambre en sus entrañas;

los que quieren decidir por ellas y por mí

un mañana sin futuro,

que silencien ahora mismo sus oídos.

Y con Farida, aliento a las que desafían a la muerte

en el corredor  de esta tierra en evidencia;

y con Yasirah, desprecio esas miradas contra la

piel y la raza para emitir el veredicto de culpable,

ojos que condenan a la muerte a cientos

de miles de mujeres  en el silente holocausto

sin papeles;

y con Malak, compadezco  a los que miran por encima

del hombro, que delatan una pobreza más allá

del estómago vacío, amparada en leyes y tratados,

bilaterales acuerdos sin memoria;

y con Nur sueño, y no hay nadie que me pueda

prohibir esta osadía; otra y una vez.

Y con Raadia aviso: marcharemos

como cariátides sobre las conciencias

hasta que nos aniquilen las lenguas, las manos,

los pechos, las palabras…

 

No, no tengo patria pero Soy, otra y una vez,

otra y una vez,  grito de mujer.

 

 

 

 

A mi padre


Hay silencios que no se miden,

silencios sutiles, amargos silencios…

 

Me parece verte con los años

leyendo absorto detrás de la mesilla

con ese amar tuyo que me enseña

a ver lo esencial y lo sublime

en la esencia de lo más pequeño.

 

Si supieras cuanto añoro sentarme

en tus rodillas, sentir esos abrazos

inconclusos que me dabas entonces,

cuando niña,

presagiando más tarde, lo que en sueños

y la vida en su crudeza me interpuso.

 

Y es que no sabes, papá,  cuanto te extraño,

ahora que llego a la mitad de mi trayecto,

y veo,

que se quedaron en el aire , una parte de tus sueños

y proyectos…

 

Hay silencios que no se miden,

silencios sutiles, amargos silencios…

 

Con Gelman… para Gelman.


Me siento en el borde de una roca y escribo

« esta arena está mojada » , escribo

«te extraño », escribo

«con esta poesía no arreglarás el mundo », escribo

 

Dibujo una luna, un sol, una gaviota…

los borro con la palma de la mano y empiezo con letra de palote:

“estos versos son pura cursilería”, escribo

“no servirán más que para emborronar la playa”, escribo

“ni siquiera para apagar la pena que te aflije”, escribo.

 

Ni ganarás dinero, ni aliviarán tu hipoteca,

no te servirán ni para pañuelitos de papel,

ni para un triste descuento,

ni por ellos habrá más días de soles, amaneceres azulitos,

 ni fondos cargados de pecios…

ni viajes, ni sombreros, alcanzarás por ellos,

 

«con estos versos no te harás de oro », escribo

« ni servirán para crear conciencia », escribo

«ni con miles como éstos, llegará la justicia » escribo

“ni los políticos corruptos se sentirán aludidos”, escribo

 

Me acomodo en  el borde de una roca

y escribo,

una olita de espuma lo borra todo,

“ya no me hace falta la palma de la mano”, escribo.

 

imagescarpeta agosto 2013 063

 

 

 

 

 

Abrazos sin cauces


 

Se han ido a la brisa los abrazos sin causas,

a la brisa , a la brisa…

Y en la brisa  deambulan

los abrazos sin dueño, noctámbulos de caricias

y de olvidos.

¿quién los rescatará para su causa ?

los abrazos sin cauce, los abrazos sin causa…

 

Pude amar en los ayeres de noches infinitas,

pude amar, pero no a cualquiera que

tocase en la puerta.

Aparecieron tantos… pero no me susurraban más que

entre las sábanas y yo quería oír el cielo,

y la noche estrellada.

 

 

Quien amé, se hizo eterno y lo amé para siempre,

me dejó el elixir de su esencia en la boca

y  ahora busco en las manos

y las bocas de cientos

los abrazos sin cauce

y sin causa, el aliento …

 

Cotidiano, el amor, muere por las esquinas,

te empalaga y se vuelve previsible y manso;

 

 

 

 

Decepción es el cauce  que lleva

tu nombre,

de un abrazo sin dueño, noctámbulo de caricias.

a la brisa , a la brisa

Y en la brisa  deambula.

 

temisas_supermoon

 

 

 

Un nuevo día


En mi partitura al infinito eres como una armonía   
y tu aroma y forma son como yo los presagiaba. 
Eres sólo para mí, y como yo te quiero 
viven en tu corazón mis acordes y arpegios. 

La lumbre de mi alma te calienta el torso, 
el trago más amargo es dulce acompañándote, 
música de atardecer y notas engarzadas 
¡cómo te sienten mío mis pensamientos!  

No siendo, te siento y voy anunciándolo 
en las tardes, y el soplo del tiempo eleva mi voz huérfana. 
Penetras en el fondo de mis pupilas, tu tesoro
serena como sol, tras lluvia nocturna. 

En el entramado de mi partitura, preso, amor mío, 
y mis renglones son espacios de cielo. 
Mi alma se bautiza cada mañana en tus ojos de mar. 
En tus ojos de mar amanece un nuevo día.

 

Un día habrá una isla que te extrañe


Me sumergí en el mar de las dudas

para pescar esperanzas de peces,

y quedé encerrada en la tormenta

de un paisaje de corales oscilantes.

Eres toda mar.

Y yo, soy toda isla.

Pero nunca fuiste trámite en esta cita

a ciegas con la vida.

Tu espíritu cabe dentro de una caracola

y no tiene la  culpa de que sea  mitad pez,

que no sirena, mitad agua de lluvia, mitad caldera,

mitad pinzón azul, mitad pardela.

Eres toda mar,

y yo, soy toda isla.

Frecuentemente me alejo, y de la mano el silencio

me acompaña, me enseña a caminar,

y me susurra  el arrorró ausente de los arrecifes.

Fue un error haber querido transformarme en continente

de tu contenido.

Eres toda mar,

y yo, soy toda isla.

Lo bueno de ser isla es que no tienes que andar

inventando explicaciones; lo bueno de ser mar es que

siempre habrá una isla que te extrañe.

 

warm_sentinel

El palo y la mordaza


El palo y la mordaza,

la ciénaga en la que nadamos…

nada hay que pueda detener esta marcha sublime;

Y aún han de salir de las grietas más occisos, para dejar de ser simples

recuentos de los días.

El palo y la mordaza, he de verlos batirse en retirada,

que han de despertar los inconscientes

que tras las ventanas se agolpan.

Oigo  sus gritos volverse llameantes,

alzar el vuelo,

abandonar para siempre sus guaridas.

Que enmudezcan  bocas echando esgarros,

es el oficio de estos malnacidos.

Las puertas y párpados que hablen, ocurra lo que ocurra.

Y ensanguinados los sentidos de  andar encorvados y esgandidos

se levanten al fin, a pedir su pan y su aire fresco.

Contra el palo y la mordaza, esta marcha silenciosa,

que si te encoges de hombros y de hombres,

no eres digno de que entres en mi casa.

A Juan Gelman


Hoy te has ido

Llovía

Y parecía que se fuera a lavar el Mundo   

Juan

En esta calle sentada que silba despedida

así como viniste

te ha silbado el cielo

que llovía.

La tarde y el vacío se han unido para darnos la noticia

El niño que fuiste  sigue durmiendo encima de esta Tierra infame

en esta calle sentada que silba despedida y desamparo de pañuelos.

Pañuelitos de huérfanos y adioses

Juan.

En cada beso tu ausencia se aproxima


En cada beso tu ausencia se aproxima

trazando líneas por las esquinas de mis sábanas,

agujas que  tergiversan los minutos,

y envuelven de costado el sueño.

En cada beso que muerde mi almohada

y asedia los rincones de este espacio,

descubro marismas de fluidos

en zonas que creía inhabitadas.

Tu ausencia se hace muda y sigilosa,

me acuna hasta llevarme, en una lucha de plumas y mordiscos,

a la puerta de entrada del infierno.

En cada beso que imagino tuyo…

Inventario inconcluso


Arena de las islas griegas en un bote de mermelada
una pluma de Inés de la Fressange para dibujar mis versos
los Poemas de Pillo escritos en el aire
y un cofre lleno de risas.
 
Mil años de ausencias
un cuadro en la cocina y una torre al cuello.
 
Una botella de vino
silencios y paseos echados al camino.
 
Un zorro y un bozal
un cordero
una flor y un principito desde la zona más “posh” de tu planeta.
 
Un desierto un pozo y un campo de trigo
un viaje truncado
y un repertorio de hazañas cotidianas
 
un delantal con volantes y una playa encima de la mesa
esa que tantas veces compartimos.
 
El valor para cambiar el fusil por una alondra
 desgarros  por abrazos.
 
Un inventario inconcluso
un paréntesis dormido.
 
y un precipicio bajo los pies descalzos.
 
 
Yo
y una escalera torcida sin barandas.
 
 
Fue entonces que no supimos comprendernos  
 
 
 
 

Te hiciste de la luz, certeza.


LAS LLAVES DE MI VIEJA CASA

 

Te hiciste de la luz, certeza

 

Tú estabas, abuela, sentada en el  quicio de la puerta y mirabas al cielo leyendo las nubes mientras decías:

–   Hoy  la virgen plancha.

Entonces, el manto granate entró por la claraboya del patio y dejó en la estancia un misterio indescriptible.

Yo tenía diez años y era un esbozo de mujercita.

Tú, abuela, tendida en la cama apenas respirando como un pajarillo herido; con el semblante sonriente, sereno…a la espera de lo inevitable.

En  tus ojos acuosos recuerdo ver  como se te escapaba la vida manteniendo ese sosiego de las sabias santiguadoras.

Tenía yo entonces apenas los veinte, y era como una mitad de adolescente.

Y te fuiste quedando, poco a poco, cubierta por el halo de los  misterios, anunciando el secreto de los silencios en esa hora incierta que precede a la muerte y a la soledad eterna, y así fue como te hiciste…

Ver la entrada original 50 palabras más